COLITIS CRÓNICA

Una colitis crónica definitivamente es un paso más cercano para caer en un cáncer de colon. Las colitis son una enfermedad multifactorial, en donde bacterias y virus suelen influir en el desarrollo de una colitis. Las de procedencias crónicas son muy poco conocidas, pero estas se relacionan con ciertos fenómenos en donde el organismo se encarga de crear anticuerpos, crean un mecanismo autoinmune.
Ya que las causas son distintas, por falta de flujo sanguíneo, infección, inflamación, etc, el tratamiento ha de variar. Lo más saludable e ideal es empezar con un cambio en la rutina alimenticia, esto incluye que algunos alimentos que producen las inflamaciones se destituyan, entre ellos se encuentran los alimentos y especias que tanto gustan como las carnes rojas, los embutidos, lácteos, condimentos artificiales, vegetales como la coliflor y lechuga, entre muchos otros.
Los que sí debe incluir en su dieta es la fibra, consumir alimentos como integrales ayuda a evitar los estreñimientos, un síntoma muy común y frecuente en los infectados con colitis. Otro de los síntomas de esta enfermedad es la deshidratación, el consumo de líquidos será muy importante para suplir este síntoma y tratar de mantenerse hidratado.
En algunos casos, cuando se diagnostica el tipo de colitis en el paciente, como la crónica, el tratamiento a seguir incluirá la ingesta de corticoides, antibióticos, antiparásitos, y algunos otros medicamentos que tienen por fin mantener el alivio del dolor y disminuir la inflamación. Es necesario tomar estos medicamentos bajo las estrictas indicaciones del doctor, de lo contrario pueden sufrir más alteraciones que un alivio.
Hay medicamentos específicos que tu médico te recetará, dependiendo la causa. Incluyendo antibióticos, antiparasitarios, medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación. Si la colitis crónica ha afectado severamente el intestino grueso y colon o presentado una afección no tratable con medicamentos, es cuando se pasará a realizar un tratamiento es quirúrgico.

LA COLITIS

Esta entrada fue publicada en TIPOS DE COLITIS. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.